Skip to content

¿Comprar animales?

¿Qué hay de malo en comprar animales?

Cada año se pierden muchos animales domésticos, perros y gatos. De estas pérdidas se nutren muchos robos destinados a la experimentación animal, para comerciar con sus pieles, y para hacer peleas de perros. El trato que reciben estos animales sin hogar (palos, hambre, abandono) es ya una buena causa para no comprarlos en una tienda de mascotas, aunque sean más feos. Hay que ser compasivo.
Por otro lado, comprar y vender animales es sinónimo de comerciar con seres libres, como si fueran esclavos. Idea que se forja en la mente de los niños, que observan cómo utilizamos a nuestros semejantes.

Los animales pequeños (conejos, hamsters, aves, peces, etc) son condenados a vivir un infierno en pequeñas jaulas.

Los humanos causamos aburrimiento y privación psicológica a las mascotas que tenemos en casa. Les negamos la compañía de su propia especie y el acceso a su ambiente natural.

En los concursos de animales, compiten seres criados con deformidades para cumplir con lo estipulado. Esto causa problemas de salud a largo plazo en muchos animales: Hay gatos cuyos ojos lacrimean costantemente; perros tan pequeños que mueren al dar a luz a sus crías, … Además sufren mutilaciones quirúrgicas, por ejemplo, se les corta la cola o las orejas sólo para cumplir con los estándares estipulados. Así se venden animales “más bonitos” y el incosciente dueño lo está financiando sin darse cuenta.

Ana Moreno
ana@anamoreno.com
Extraído de “Manual de Supervivencia para Veganos Novatos”

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
*
*